jueves, 11 de noviembre de 2010

#24

El día que el mundo se quedó sin ideas era martes, y en algunos sitios llovía y en otros no. Ocurrió de golpe, sin avisar: en Bogotá, un niño de nueve años pensó que el mundo podría quedarse sin ideas en algún momento, y esa fue la última vez que alguien pensó algo nuevo. Por supuesto, nadie se dio cuenta de lo que había pasado. Simplemente, los días se fueron volviendo cada vez más grises, los libros más aburridos, y las televisiones se quedaron como estaban, para variar. Pero a fin de cuentas, siempre nos quedará el Salsa Rosa y el Facebook.

6 papeles encontrados:

Ojosnegros dijo...

Tenía que ser un niño el que se diese cuenta, tenía que ser así.
Confíemos en que el mundo tenga muchos niños como él que crezcan y que nos aporten libros, programas de televisión y textos buenos (como el tuyo).
Besos de futuro y esperanza.

Charlotte dijo...

Sin creación no existiría la vida, no la de verdad.
Un beso.

Jonas Matos dijo...

me recuerdas la escrita de Saramago :)

Ais. dijo...

Coincido totalmente contigo Ojosnegros, parece que ultimamente el mundo se quedó sin ideas... Será que ya está todo inventado?

Muy buen post.
Saludos para todos
Ais.

Desilusionista dijo...

Bueno, lo mismo en algún recóndito lugar del planeta todavía hay alguna idea por ahí perdida...será cuestión de buscar bien para asegurarse!

Robin Jud dijo...

Mira que molaba y tuviste que meter el Salsa Rosa. Joder.

Publicar un comentario